El Negocio del Buen Samaritano

Como ustedes saben, hace dos semanas hubo un gran terremoto que devastó la zona centro-sur del país, haciendo que todo el país se mueva en una gran Teletón en ayuda de los damnificados del seísmo.

La gente acudió al llamado de ayuda, depositando en el banco o entregando víveres de primera necesidad, sin llamar la atención. Al contrario, las empresas en su ánimo de apoyar a un medio país caído, empezaron a colaborar de una forma atípica avisando que sus tiendas están abiertas para que compren.

Ok, ¿y de qué sirve ir a la tienda a comprar los productos que no necesito, alimentándome de un sobreconsumo innecesario?  No lo sé, pero algunas multinacionales se han vuelto en buitres, animales carroñeros que buscan la tragedia para ganar más capital y más clientes dando “una buena imagen”, esa misma que en todas las catástrofes o eventos solidarios (léase Teletón) dan su aporte en dinero con la típica clase de frase “Como todos los años, nuestra empresa se ha unido a esta noble causa, por el bien de nuestros clientes” haciéndonos creer que es una buena empresa, que merece nuestro respeto,  pero donan cantidades ínfimas tomando en cuenta la cantidad de dinero que ellos ganan. Además sus ingresos son mayores a lo que gastan en publicdad en los medios de comunicación para invitar a la gente a sobre-endeudarse para asi aportar un poco de plata (y de paso descontar impuestos). Pero tampoco hay que generalizar, hay empresas que ayudan sin tanta publicidad, tal como Alimentos Marco-Polo, que donó 400 millones en la teletón “Chile Ayuda a Chile” sin decirle nada a nadie.

Es bueno ayudar a quien más lo necesita, pero no está bien hacer de eso un negocio a largo plazo, porque no podemos vender el drama de la vivienda destruida, la familia devastada y el niño huérfano. Seamos más consecuentes, por favor.

El Nuevo Pinochetista

Durante la segunda vuelta presidencial las miradas se concentraron en los dos candidatos, en donde Frei y Piñera practicamente se peleaban golpe a golpe para obtener el sillón presidencial, en especial el candidato de la concertación, cuando en la franja le enrostró a su oponente su condición de empresario haciendole una parodia de un conocido comercial de tarjetas de crédito.

A pesar de todo el debate que produjo la campaña, el 17 de enero pasado, un 51,8% decidió darle el voto al candidato de la coalición por el cambio, siendo el primer candidato de la derecha que logra ser electo desde la vuelta de la democracia.

Pero una de las cosas que me sorprendió de los festejos de la victoria de Piñera no fueron las declaraciones del presidente electo, si no de los votantes. Ver a un festejante con una bandera de Piñera y una de Pinochet dio a conocer una nueva tribu politica, que se dio a conocer porLuis Ramirez; Los piñeristas pinochetistas, o a mi parecer, los pinechetistas.

Yo puedo ser muy tolerante, pero esto me desagradó tanto que llegó al punto de darme asco, porque realmente molesta que atribuyan el triunfo de Piñera a un ex-dictador, dando cánticos de que se acabó la democracia, o que fue un mensaje divino de Augusto.

Yo entiendo la posición politica de algunas personas porque yo voté por SP, pero condeno el hecho de que dar el triunfo de mi candidato a un ser que a mi parecer es despreciable. Porque dí mi voto al candidato que prometía el cambio, una renovación en la politica y no por un dictador que cometió excesos, mató y censuró a varios que pensaban distinto que él. Yo voté por Piñera, no por Pinochet.

El malgaste de la campaña presidencial

presidencialesFoto: Publimetro.

3, 2, 1… ¡paaaartieron! Los postulantes al sillón presidencial y parlamentario dieron inicio a sus campañas para dar a conocer sus razones del porqué quieren ser su diputado, senador y/o presidente de la República de Chile. Como ya saben, la mayoría de los candidatos decidieron tirar toda la carne a la parrilla, atiborrando las calles de afiches, gigantografías y una que otra cosa para obtener más votantes, sin tomar en cuenta el abuso que provocan este tipo de campañas. Seguir leyendo “El malgaste de la campaña presidencial”

¿Nos estamos volviendo consumistas?

consumismo
Con un amigo decidimos ir a tomar un café a una conocida cafetería del Sector Oriente de Santiago, un sábado en la mañana, cuando los plátanos orientales saturaban nuestras narices. Al momento de cancelar usé el medio clásico (efectivo), mientras él sacó su billetera y me impresioné, ya que con diecisiete años ya poseía tarjeta de crédito. En un ataque de curiosidad, le pregunté cómo tiene el plástico tan amado y odiado para algunas personas, y él me respondió que ha tenido tarjetas de todo tipo, que van del banco a la tienda comercial de su mall preferido.
Y empecé a crearme interrogantes, y la única respuesta fue que estamos viviendo en cambios generacionales. Parece algo siútico, pero es una realidad; cada vez nos volvemos más consumistas, nos gusta gastar aunque nuestro presupuesto no alcance. Seguir leyendo “¿Nos estamos volviendo consumistas?”

Chaitén: una historia que no quiere terminar


Hace ya más de siete meses; tras una seguidilla de temblores el volcán Chaitén empezó su etapa eruptiva, con una nube de cenizas que fue tan extensa que llegó a Buenos Aires, Argentina.
El gobierno, preocupado de que el volcán afectaría la vida de los habitantes, se vio obligado a evacuar a todo habitante que se encuentre a 50 Km. de la zona de riesgo. Los habitantes se vieron obligados a evacuar, ya que la presidenta puso en la justicia un recurso de protección que se tenía que evacuar a todo habitante de dicha zona, siendo reubicados en Puerto Montt, Chiloé y en casas de familiares.
Un mes después de dicho desastre, un pequeño grupo de Chaiteninos y de periodistas, con una autorización del gobierno, visitaron la zona con un paisaje desolador; el río blanco se desbordó por el flujo piroclástico, dejando a Chaitén completamente destruida.
Pasando los meses, la actividad empezó a decaer, haciendo que vuelvan un centenar de habitantes a la ciudad, sabiendo del peligro constante.
Con siete meses recién cumplidos de plena actividad del volcán, debido al gran daño que sufrió Chaiten, el gobierno se siente obligado a relocalizar Chaitén, en donde sería ubicado en Santa Bárbara Sur.
La respuesta de los Chaiteninos fue un rotundo No. En respuesta al gobierno decidieron hacer una singular protesta: usan banderas argentinas para pedir la reconstrucción de la ciudad, junto con la reposición de los servicios básicos y la construcción de defensas para evitar crecidas del Río Blanco. El gobierno se indigna de esta forma de protestar de los pobladores.
El 19 de Febrero se reactiva el Chaiten, provocando la alarma entre el gobierno y los pobladores y se decide evacuar inmediatamente, pero los pobladores se rehúsan a irse de la zona.
Hoy el Chaitén se desprende de su domo, que fácilmente podría destruir todo a su paso, pero los pobladores no quieren dejar sus tierras de nacimiento.
Para mi es una falta de ética seguir peligrando una vida y más encima culpar al gobierno por sus problemas. No sé porque el gobierno se sigue hinchando las pelotas por unos cabeza dura.